• Batidoras personales
  • Batidoras de vaso
  • Exprimidores
  • Déjate inspirar
GettyImages-1162184637.jpg

Consejos SMART para lograr objetivos y mantener hábitos saludables

Todo el mundo tiene objetivos. No todo el mundo los alcanza. Esto se debe a que la mayoría de los objetivos son demasiado grandes y se fijan demasiado lejos en el futuro.

Como humanos, tenemos un sesgo hacia el pensamiento a corto plazo. Es un instinto de supervivencia que nos permite responder al peligro rápidamente y favorecer la gratificación inmediata. Pero aunque es útil cuando un oso nos persigue en busca de comida, es perjudicial mantener los hábitos necesarios para lograr grandes objetivos.

Supongamos, por ejemplo, que quieres aprender a cocinar mejor. Has establecido y restablecido este objetivo tres veces o más: en Año Nuevo, en el #DíaDeLaMotivación y después del episodio más reciente de Master Chef. Quieres mezclar tu repertorio de recetas y comer más sano, y quizás ahorrar algo de dinero al no comer comida para llevar todas las noches.

Es un buen objetivo, pero es problemático porque carece de alcance. No está definido, no es medible y no tiene plazo.
  • ¿Qué significa “cocinar mejor”? ¿Se trata de pedir un kit de comida o tomar un curso culinario de dos años en la mejor escuela de cocina de Estados Unidos?
  • ¿Cómo determinarás el éxito? ¿Estás haciendo cinco recetas de Martha sin quemar la casa o graduándote de la escuela culinaria con nota?
  • ¿Y cuándo se supone que debes alcanzar este objetivo? ¿Para finales de este mes? ¿El final de este año? ¿El final de tu vida?
Claramente, necesitas algunos parámetros: una ruta, si la necesitas, hacia tu objetivo. Sin ellos, su sesgo a corto plazo te descarrilará. La buena noticia es que hay estrategias para establecer y ceñirse a tu camino. A continuación se enumeran las más eficaces.

Usa el método SMART

El método SMART es una serie de subestrategias basadas en el acrónimo “SMART”. En resumen, tu gran objetivo debe ser específico, medible, alcanzable, realista y oportuno. Esto es lo que significa cada uno de estos elementos (además de una aplicación práctica basada en nuestro ejemplo de cocina):
  • Específico
    • Define los detalles de tu objetivo. ¿Qué es exactamente lo que quieres lograr? Como se mencionó en el ejemplo anterior, ¿significa “cocinar mejor” aprender cinco recetas o abrir un restaurante? Si no puedes definir tu objetivo, probablemente no podrás alcanzarlo.
  • Medible
    • Sigue el progreso hacia tu objetivo. Establece métricas para el éxito y configura herramientas visuales —una hoja de cálculo, una aplicación, un bloc de notas— para supervisarlas. Comprueba tus métricas a intervalos regulares, ya sea semanalmente, diariamente o mensualmente, para medir las ganancias y pérdidas. En el caso de nuestro ejemplo de cocción, puedes crear una lista de verificación que incluya las habilidades de corte que deseas aprender, las preparaciones que deseas probar y los ingredientes que deseas incorporar.
  • Alcanzable
    • Divide tu gran objetivo en varios pequeños. Un gran objetivo, después de todo, es solo un puñado de pequeños objetivos alineados juntos. Al igual que nadie llega a la cima del Everest en un solo paso, nadie mejora su habilidad culinaria de un día para otro. Da un solo paso cada vez, tienes que cortar antes de recolectar y apilar tus logros como una escalera que conduce a tu gran objetivo.
  • Realista
    • Identifica posibles obstáculos en el camino hacia tu objetivo. Pregúntate: ¿Cuál es mi estilo de vida? ¿Mi horario me permite perseguir este objetivo? ¿Tengo los recursos que necesito — dinero, conocimientos o, en el caso de nuestro ejemplo de cocina, herramientas de cocina— para alcanzar mi objetivo? Ajusta tus objetivos para que se ajusten a tus respuestas a estas preguntas.
  • Preciso
    • Asigna a cada uno de tus pequeños objetivos una fecha límite que puedas cumplir en días o semanas. Estos plazos marcan el ritmo para perseguir tu gran objetivo y te ayudan a corregir el rumbo si no los cumples. También establecen expectativas y te permiten hacer un seguimiento de tu progreso y celebrar ganancias incrementales.
Concédete un premio

Hablando de ganancias incrementales... Celebrar pequeñas victorias y recompensarse por mantener hábitos saludables es vital para lograr grandes objetivos. Aunque es cierto que nadie triunfa sin disciplina, también es cierto que todo el trabajo sin ninguna diversión hace que las cosas sean insulsas. Los premios mitigan el agotamiento y proporcionan un descanso de los rigores de la disciplina.

¿Has cocinado tres recetas nuevas esta semana? (¿Te acercas más a tu gran objetivo de “cocinar mejor”?) Cómprate una nueva especia o sal a comer fuera.

¿Has corrido 80 kilómetros en el transcurso de un mes? (¿Te acercas más a tu gran objetivo de completar una maratón?) Cómprate un nuevo par de zapatillas.

Elige las recompensas que sean relevantes para tu objetivo y hazlo con ilusión para seguir persiguiéndolo. Las recompensas son los pilares que respaldan los hábitos saludables.

No te desanimes

El lado opuesto de recompensarte a ti mismo es vencerte a ti mismo. ¿Sientes que has fracasado hoy? No te precipites. Reconoce tu decepción, vuelve a comprometerte con tu objetivo y continúa. El mañana, como dicen, es un nuevo día, y puedes despertarte y hacer lo que quieras, ya sea una colección de opciones que te acercan a tu gran objetivo o una colección de opciones que no lo hacen. En otras palabras, no abandones tu gran objetivo por un día de descanso.

Consigue un mantra matutino (y utilízalo todo el día)

Por último, pero no menos importante, está el mantra de la mañana. De todos los consejos y trucos y estrategias simples para lograr grandes objetivos y mantener hábitos saludables, tiene el mayor retorno de la inversión. Algunos favoritos:
  • Úsalo todo.
  • Hazlo.
  • Gánate el día.
  • ¿Crees que no puedo? ¡Mírame!
  • Hoy me preparo para la oportunidad del mañana.
  • Estoy entrenando para la vida.
A diferencia del método SMART, que es eficaz pero tarda tiempo en iniciarse, un mantra matutino es inspiración en un segundo. Haz que sea una intención y repítelo a lo largo del día cuando necesites aumentar la motivación y redirigir la energía. Cámbialo según tu estado de ánimo o cíñete a uno para mantener la consistencia. Anótalo o grábalo como una meditación. La clave no es cómo se usa, sino usarlo. ¡Buena suerte y a por todas!

Más entradas de blog.

en_bdp_Everything_you_need_to_know_about_gasket_hero.jpg en_bdp_Everything_you_need_to_know_about_gasket_hero.jpg
Instrucciones para limpiar y sustituir las cuchillas y juntas de la nutribullet®
Más información